¿EXISTE UNA CULTURA PIRENAICA? SOBRE LAS ESPECIFIDADES DEL PIRINEO Y EL PROCESO DE CAMBIO SOCIAL

El artículo que sigue fue presentado por su autora,  Dolors Comas d’Argemir (Antropóloga social y catedrática de la Universitat Rovira i Virgili) en I Simposi de Poblament ais Pirineus, celebrado en Andorra en oc­tubre de 1992. El documento completo está colgado en la página web del Instituto Aragonés de Antropología.

———————————————–

PIR-2011

(Los valles Pirenaicos) son el escenario formidable en el que vamos a estudiar la vida y las costumbres de sus mo­radores. De este gran pueblo pirenaico, antiguo, bello y re­sistente, en el que la planta hu­mana parece agarrarse al te­rruño como el musgo a la roca. Pueblo, sin embargo, cu­ya cultura y cuyos rasgos es­tán, por fin, en trance de rá­pida desaparición (Violant y Simorra, 1949).

Han transcurrido más de cuarenta años desde que se publicara el libro de Ramón Violant y Simorra, El Pi­rineo Español. Y sigue siendo una obra rica, sugerente y llena de ideas, de referencia obligada para los es­tudiosos del Pirineo, especialmente para quienes nos interesamos por los aspectos relacionados con el sistema de vida y las formas de cultura. Se trata, por otra parte, de la síntesis etnográfica más ambiciosa y com­pleta que se ha hecho hasta ahora sobre la región. El hilo conductor de esta obra es mostrar la unidad cul­tural del Pirineo, sin dejar de cons­tatar, por otra parte, las peculiarida­des de cada uno de sus valles, la enorme diversidad de sus gentes y de sus costumbres. Una preocupa­ción subyace en todo el texto: la ra­pidez con que parecen destruirse los elementos que dotan de especificidad cultural al Pirineo; la urgencia, por tanto, de recogerlos, inventariarlos y darlos a conocer.

Dos grandes problemas metodo­lógicos se encuentran planteados en la obra de Violant. Uno es cómo con­jugar las nociones de unidad y de diversidad. Dicho de otra forma, ¿qué es lo que permite hablar de cul­tura pirenaica cuando se compone de unos fragmentos (o sub-unidades, si se prefiere) enormemente heterogé­neos y diversos? El otro problema es cómo el cambio social afecta a la cultura pirenaica. ¿Es más genuina la cultura pirenaica descrita por Vio­lant que la que podemos observar hoy en día? ¿Qué rasgos se deben mantener para que podamos seguir hablando de cultura pirenaica? En es­te caso la cuestión es cómo combinar las nociones de estabilidad y de cambio social.

Replantear estos problemas no es algo intrascendente, ni es tampoco un mero ejercicio intelectual. Ra­món Violant y Simorra consideró su trabajo como un ejercicio de sín­tesis, «que sirva de guía a futuros etnógrafos», según sus propias pa­labras. Casi medio siglo después, los estudiosos del Pirineo han hecho crecer considerablemente el volu­men de datos disponibles, a veces al abrigo de esta guía inestimable de Violant, a veces ignorando sus indicaciones, o discrepando de ellas. En cualquier caso, estas contribu­ciones han permitido descubrir nue­vas sendas en el intrincado recorri­do que ha de conducir a un mejor conocimiento de la cultura pirenai­ca. Tal vez es el momento de plan­tearse a dónde conducen estas sen­das y de reencontrar los elementos que han de permitir hacer converger estos trabajos. Reflexionar sobre el concepto de CULTURA PIRENAI­CA puede ser útil para ello.

El objetivo de este artículo es, por tanto, presentar y comentar los ele­mentos constitutivos de la cultura pi­renaica, discutiendo la pertinencia y/o los problemas de considerar los Pirineos como una área cultural. Em­pezaré por presentar una posible de­finición operativa de cultura pirenai­ca. Otros dos apartados irán diri­gidos a problematizar las nociones aparentemente opuestas de uni­dad/diversidad y estabilidad/cambio cuando se aplican al análisis de la cultura. Para seguir leyendo…

, , , , , , , , ,

One Response to “¿EXISTE UNA CULTURA PIRENAICA? SOBRE LAS ESPECIFIDADES DEL PIRINEO Y EL PROCESO DE CAMBIO SOCIAL”

  1. Enrique Ayerbe
    noviembre 15, 2012 at 12:25 pm #

    Sobre el artículo referente a la cultura pirenaica:
    Interesantes las cuestiones metidológicas que plantea sobre Unidad-Diversidad y Estabilidad-Cambio.
    Creo que además de recoger para salvar la memoria de las peculiaridades culturales y responder a estas cuestiones habría que prestar atención especial a cualquier forma de vigencia de las instituciones sociales que se describan. Pero además, superando lo etnográfico y también lo etnológico, es imprescindible seleccionar las que tengan mayor relevancia en la tradición cultural, y potencialidad de desarrollo en el contexto económico, social y político actual.

Deja un comentario

veinte + catorce =

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies