¿Acaban los Pirineos en el río Oria?

PirinioakEl que sigue es un comentario del paleontólogo Ignacio Olagüe Videla, en relación con la discusión surgida durante el Congreso de pirineistas celebrado en Donostia-San Sebastián desde el 21  al 23 de septiembre del año 1950. —————————————————————-

“En el mes de septiembre del año 50, del 21 al 23 más exactamente, tuvo lugar en San Sebastián un congreso de pirineistas, es decir, de personas especializadas en disciplinas que están en relación o pertenecen al área geográfica de los Montes Pirineos. En sus diversas secciones planteose el mismo problema: ¿Dónde acaban los Pirineos?

Pues si bien en dirección Este dirimía tajantemente la discusión el Mar Mediterráneo, en el Oeste presentábase el asunto mucho más complejo según que se admitiera o se rechazara el criterio de condena principal. Y enroscábase la cuestión en los más dispares asuntos.

Pues si el tema era principalísimo en geología y en geografía, también motivaba pareceres encontrados en las ciencias del hombre primitivo, en botánica, en la historia de las civilizaciones, etc., según que se pudiera extender a un mismo sistema morfológico los diversos documentos de sus materias respectivas: instrumentos prehistóricos, rasgos etnográficos, esencias botánicas, fenómenos geológicos y geográficos,estructuras culturales, pinturas rupestres, arte románico, etc. (…)

(…) podemos concluir que existe una unidad superior, la que, a pesar de consideraciones locales envuelve Montes Cantábricos y Pirineos en un mismo sistema. Labor principal de la ciencia es precisamente de ir estructurando conceptos que permitan sacar al especialista del túnel en donde está metido sin visión alguna de lo exterior. De aquí el fruto que se desprende de estas discusiones como la de San Sebastián, que facilitan a los investigadores un contacto fructífero aunque pertenecientes a disciplinas distintas.

Y así se desprende de nuestro caso en litigio, e investigaciones posteriores lo irán esclareciendo más y más, que esta unidad geológjca y geográfica de los Montes Cantábricos y Pirenáicos se ha prolongado en la historia, no sólo de la tierra, sino del hombre. Existe también “un domaine pyrénéen” en la cultura.

En cuanto al autor de estas líneas, no duda, por su parte, en creer en la existencia de una unidad en el tiempo de las actividades humanas desde el Neolítico hasta el Tratado de los Pirineos, estableciendo éste una frontera ficticia por valles y picachos. En toda la zona ultraverde que corre desde Galicia hasta Cataluña, existe una antigua comunidad de civilización que arranca desde las pinturas rupestres hasta la cocina actual. No es el producto de una extraña coincidencia de que puntos tan alejados como Toulouse y Santiago de Compostela, produzcan hoy día guisos tan similares como el pote gallego y el “cassoulet”, como antiguamente las dos obras maestras de un arte típicamente pirenáico, el románico: la catedral de Santiago y San Fermín. Pues las actividades culturales de los hombres son meras consecuencias de un marco geográfico, cuya consistencia está en los poderosos estratos de una similar geomorfología.”

PDF: ¿Acaban los Pirineos en el río Oria?

 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

dieciseis + trece =

Leave your opinion here. Please be nice. Your Email address will be kept private.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies